Renovación en Tiempos de Pandemia.

Todos los años y durante la primera quincena del mes de Septiembre, escuchamos a menudo en las comunidades judías del mundo frases tales como como: “Quiero desearles a todos un Shaná Tová”

Para quienes no comprenden su significado, esos vocablos implican una salutación de Año Nuevo para la festividad judía llamada Rosh Hashaná. La verdad, no está de más recibir un feliz año nuevo, en la segunda mitad del año… ¿ no les parece ?

Es una bella festividad con un sabor a “algo milenario”. Es como si la antigüedad se abriera paso en el tiempo para llegar a nosotros, intentado mantenerse en una renovación continua. Mis árboles hablan de eso, de una fuente sagrada que se renueva constantemente a sí misma, así como lo es la vida.

Siempre trato de recordar que lo que doy a los demás, me lo doy a mí mismo.. es una buena manera de comenzar un cambio en los cimientos para una nueva sociedad.  Si doy amor, recibo amor, y al final entendemos que todos Somos Uno. El caos siempre marca el inicio de algo nuevo, de un renacer.. y depende de nosotros lograr los cambios que deseamos. Es un maravilloso reto para evolucionar y experimentarnos como seres creadores y divinos.

La verdad que son tiempos muy extraños, enrarecidos, dispersos, y si se quiere, muy  alejados de aquellas experiencias sublimes que de seguro muchos de nosotros vivimos hace muchos años. Sin embargo así es, por lo cual debemos enfrentarlo y remontarlo.

Estoy convencido que los propios sapiens, decidieron que ello  fuera así, sin embargo, recordemos que todo cambia y evoluciona. La partida aún no está perdida.. y si la estuviera, volveremos para intentarlo de nuevo hasta aprobar el examen.

Decía Heráclito: “nadie se baña dos veces en el mismo río”. Siempre el agua del río fluye, como una hermosa metáfora en la que la vida y las personas implican un cambio continuo.

La vida es una pintura llena de color, y el universo pareciera empeñarse en eliminar colores de la paleta, para a veces convertir esa maravillosa pintura en puros grises. También hay pinturas de puros grises en la escala del color, que pueden ser hermosas. Tal vez solo necesitaríamos cambiar nuestro enfoque, y sencillamente soltar y confiar en el universo.

Algunos pensadores dicen que es nuestro propio pensamiento el que co-crea todos los cambios que experimentamos. Al entender esto en profundidad, nos damos cuenta que somos nosotros mismos lo que hemos creado nuestra propia realidad.  Lo externo es solo la manifestación de una ilusión basada en nuestro poder creador.

Es un buen día para celebrarnos como entes divinos y creadores.

Por lo menos ya sabemos que somos creadores divinos y directores de nuestra propia película !  Supongo que es parte de la experiencia para evolucionar. Yo sigo tratando que mi sueño de vida siempre esté llena de colores.

En mi caso particular, la muerte de mi hermano David hace muchos años, le quitó buena parte de la belleza a la sinfonía de la vida. Sin embargo, he tratado de sublimarlo con mi música y mi obra de pintura. Yo entiendo que él está bien, y de seguro no desearía que nosotros estuviéramos tristes por su ausencia. La muerte es solo el camino hacia el hogar, y por ende al entendimiento de nuestra eternidad.

Quiero desearles un Feliz Año Nuevo y todo el éxito en vuestras creaciones diarias, para que puedan experimentarse en todo su esplendor como seres magnificentes que son.

Shaná Tová u Metuká – manifiesta el deseo de tener un año bueno y dulce.

Abraham Gustin / 18 de Septiembre de 2020.